Ocho monstruos de Stephen King más terroríficos que el payaso de ‘It’

Ahora que ya se ha estrenado el primer tráiler oficial de ‘It’ y que la obra de Stephen King es cada vez más respetada y apreciada por Hollywood, es buen momento para que conozcas a  las mejores creaciones de Stephen King, que salieron de su cabeza para modelar tus pesadillas: payasos, paletos, ex enfermeras, dueños de tiendas, politicuchos…Cualquier cosa que pase por la cabeza de King puede convertirse en una amenaza para nuestros nervios.

Ahora que ya se ha estrenado el primer tráiler oficial de ‘It’ y que la obra de Stephen King es cada vez más respetada y apreciada por Hollywood, es buen momento para que conozcas a las mejores creaciones de Stephen King, que salieron de su cabeza para modelar tus pesadillas: payasos, paletos, ex enfermeras, dueños de tiendas, politicuchos…Cualquier cosa que pase por la cabeza de King puede convertirse en una amenaza para nuestros nervios.

      Annie Wilkes. “Misery” (Rob Reiner, 1990

King creó al personaje en base a dos hechos: las cartas de sus fans más enloquecidos plagadas de halagos chiflados o amenazas de muerte por ser sospechoso de no ser fiel a su estilo y el sentimiento del escritor de estar secuestrado en el papel de creador de best sellers de terror. El resultado es una ex enfermera llamada Anne Wilkes (Kathy Bates) de aspecto simplón que llena su vacío emocional devorando novelas romanticonas protagonizadas por Misery Chastain. Annie esconde un secreto: es una zumbada con un trastorno bipolar, entre otras cosas, que mantiene secuestrado a Paul Sheldon (James Caan), el autor de las novelas de Misery, tras rescatarlo de un accidente de coche. A ella le hubiera gustado ser más amable pero se siente traicionada cuando descubre que su autor favorito ha matado a su personaje favorito en su última entrega.

King creó al personaje en base a dos hechos: las cartas de sus fans más enloquecidos plagadas de halagos chiflados o amenazas de muerte por ser sospechoso de no ser fiel a su estilo y el sentimiento del escritor de estar secuestrado en el papel de creador de best sellers de terror. El resultado es una ex enfermera llamada Anne Wilkes (Kathy Bates) de aspecto simplón que llena su vacío emocional devorando novelas romanticonas protagonizadas por Misery Chastain. Annie esconde un secreto: es una zumbada con un trastorno bipolar, entre otras cosas, que mantiene secuestrado a Paul Sheldon (James Caan), el autor de las novelas de Misery, tras rescatarlo de un accidente de coche. A ella le hubiera gustado ser más amable pero se siente traicionada cuando descubre que su autor favorito ha matado a su personaje favorito en su última entrega.

“Christine” (John Carpenter, 1983) 

‘Christine’ era solo un Plymouth Fury del 58 que estaba a punto de ser declarado chatarra, cuando Arnie (Keith Gordon), el tipo más apocado de su instituto, lo rescata de la casa de un anciano y decide restaurarlo. Christine tiene muchos extras como una radio donde solo se escuchan éxitos de los 50 y un espíritu maligno que le permite cobrar vida propia (mucho antes de que Tesla ensayara con los coches autónomos), autorepararse o cobrarse venganza de todos aquellos que importunan a su dueño. Si ya es malo tener una relación sentimental con un chalado de carne y hueso imagínense lo que tiene que ser mantener una relación sentimental con un monstruo metálico cuyo corazón es un motor 290 caballos y ocho cilindros en V.

‘Christine’ era solo un Plymouth Fury del 58 que estaba a punto de ser declarado chatarra, cuando Arnie (Keith Gordon), el tipo más apocado de su instituto, lo rescata de la casa de un anciano y decide restaurarlo. Christine tiene muchos extras como una radio donde solo se escuchan éxitos de los 50 y un espíritu maligno que le permite cobrar vida propia (mucho antes de que Tesla ensayara con los coches autónomos), autorepararse o cobrarse venganza de todos aquellos que importunan a su dueño. Si ya es malo tener una relación sentimental con un chalado de carne y hueso imagínense lo que tiene que ser mantener una relación sentimental con un monstruo metálico cuyo corazón es un motor 290 caballos y ocho cilindros en V.

Raza alienígena. ‘La niebla’ (Frank Darabont, 2007) 

Stephen King estaba en un supermercado cuando una brusca tormenta se cernió sobre el lugar y los clientes quedaron atrapados durante algunos minutos. De esa experiencia y de los monstruos descritos por H. P. Lovecraft sacó King a esta raza alienígena que han invadido la Tierra. Una serie de bichos en forma de insecto yo cefalódo que van creciendo a medida que la tensión va desquiciando más y más a los protagonistas. En manos de Frank Darabont los bichos se convirtieron en una metáfora sobre la paranoia post 11-S que invadió los Estados Unidos.

Stephen King estaba en un supermercado cuando una brusca tormenta se cernió sobre el lugar y los clientes quedaron atrapados durante algunos minutos. De esa experiencia y de los monstruos descritos por H. P. Lovecraft sacó King a esta raza alienígena que han invadido la Tierra. Una serie de bichos en forma de insecto y/o cefalódo que van creciendo a medida que la tensión va desquiciando más y más a los protagonistas. En manos de Frank Darabont los bichos se convirtieron en una metáfora sobre la paranoia post 11-S que invadió los Estados Unidos.

Randall Flagg. “Apocalipsis” (Mick Garris,1994) 

Hasta siete veces apareció este monstruo en las novelas de Stephen King. En ‘Apocalipsis’ como un hombre siniestro que acumulaba varias vidas tormentosas y violentas siempre asociadas a una existencia eterna en la que se encarga de servir al Mal absoluto. Aunque hay lectores que lo identifican como el mismo Satanás, Randall (Jamey Sheridan) conspira y tienta a los otros personajes para atraer hacia sí al Reino de las sombras. Usa mil nombres, aparece de improviso en cualquier escena y se transmuta en casi cualquier cosa pero siempre es identificable por su carácter burlón y sus siempre bien definidos planes para destruir a todo aquel que osa tratar con él.

Hasta siete veces apareció este monstruo en las novelas de Stephen King. En ‘Apocalipsis’ como un hombre siniestro que acumulaba varias vidas tormentosas y violentas siempre asociadas a una existencia eterna en la que se encarga de servir al Mal absoluto. Aunque hay lectores que lo identifican como el mismo Satanás, Randall (Jamey Sheridan) conspira y tienta a los otros personajes para atraer hacia sí al Reino de las sombras. Usa mil nombres, aparece de improviso en cualquier escena y se transmuta en casi cualquier cosa pero siempre es identificable por su carácter burlón y sus siempre bien definidos planes para destruir a todo aquel que osa tratar con él.

Pennywise. “It” (Tommy Lee Wallace, 1990) 

Muchos lectores de King consideran esta novela como la más brillante de su autor y a Pennywise como una de las mejores creaciones terroríficas de su carrera. Pennywise (Tim Curry) representa un temor que nos retuerce los sueños a casi todos: un payaso inspirado en un asesino real. John Wayne Gacy, uno de los peores asesinos de la historia de EE.UU., organizaba fiestas infantiles benéficas donde se disfrazaba de payaso y hacía números cómicos para los niños. Se llevó por delante a 26 víctimas de las que, además, abusó sexualmente

Muchos lectores de King consideran esta novela como la más brillante de su autor y a Pennywise como una de las mejores creaciones terroríficas de su carrera. Pennywise (Tim Curry) representa un temor que nos retuerce los sueños a casi todos: un payaso inspirado en un asesino real. John Wayne Gacy, uno de los peores asesinos de la historia de EE.UU., organizaba fiestas infantiles benéficas donde se disfrazaba de payaso y hacía números cómicos para los niños. Se llevó por delante a 26 víctimas de las que, además, abusó sexualmente

James ‘Big Jim’ Rennie. “La cúpula” (Brian K. Vaughn, 2013) 

Dijo Stephen King hace unos días que el personaje de ‘Big Jim’(Dean Norris) es muy parecido a Donald Trump (al que también comparó con el candidato conservador chiflado de Greg Stillson que aparecía en ‘La zona muerta’) porque su creación era un asesino, estafador y un sociópata dotado con un don de gentes que hará que, en poco tiempo, los electores se olviden de que es un ‘incompetente’.

Dijo Stephen King hace unos días que el personaje de ‘Big Jim’(Dean Norris) es muy parecido a Donald Trump (al que también comparó con el candidato conservador chiflado de Greg Stillson que aparecía en ‘La zona muerta’) porque su creación era un asesino, estafador y un sociópata dotado con un don de gentes que hará que, en poco tiempo, los electores se olviden de que es un ‘incompetente’.

George Stark. ‘La mitad oscura’ (1993, George A. Romero) 

Durante años, el ritmo frenético de Stephen King le obligó a publicar parte de su obra bajo el seudónimo de Richard Bachman para evitar saturar el mercado. La existencia de Bachman era tan real que muchos críticos lo señalaron como su sucesor o incluso dijeron que era mejor que él. Por ello creó a George Stark (Timothy Hutton) que es el gemelo malvado del escritor Thad Beaumont, un cateto violento con malas pulgas capaz de aterrorizar al mismo diablo.

Durante años, el ritmo frenético de Stephen King le obligó a publicar parte de su obra bajo el seudónimo de Richard Bachman para evitar saturar el mercado. La existencia de Bachman era tan real que muchos críticos lo señalaron como su sucesor o incluso dijeron que era mejor que él. Por ello creó a George Stark (Timothy Hutton) que es el gemelo malvado del escritor Thad Beaumont, un cateto violento con malas pulgas capaz de aterrorizar al mismo diablo.

Comments on Facebook